in

Hijo de Julio López: «A 16 años de su desaparición, no tenemos nada ni nadie que nos diga qué pudo haber pasado»

Rubén López, hijo de Julio López, desaparecido el 18 de septiembre de 2006, en Medios Provincia recordó a lo ocurrido ese día y acudió una vez más a la justicia, «hoy mi viejo tiene o tendría 95 años, la esperanza de encontrarlo con vida uno no la pierde nunca».

Julio López declaró como víctima y testigo en el juicio por delitos de lesa humanidad en el que fue condenado a prisión perpetua el represor Miguel Etchecolatz. Poco después de declarar y un día antes de que se dictara la sentencia condenatoria, durante el gobierno de Néstor Kirchner el 18 de septiembre de 2006, desapareció sin que existan noticias sobre qué le sucedió. Las sospechas recaen en algún grupo parapolicial vinculado con la fuerza.

Rubén, su hijo expresó que «tristemente, es un año más, que no tenemos ninguna novedad, a 16 años no tenemos nada ni nadie que nos diga qué pudo haber pasado».

«La carátula de la causa es presunta desaparición forzosa»

Recordó que «mi viejo está desaparecido por segunda vez, en la Dictadura, el 27 de Octubre de 1976, estuvo 6 meses detenido de manera clandestina y luego en plena democracia, ya lleva 16 años de desaparecido».

Relató lo ocurrido aquel día y dijo que «mi viejo tenía que ir al juicio a Etchecolaz, yo lo vi por última vez el 17 de Septiembre de 2006. El Lunes 18 mi hermano y mi primo lo iban a acompañar a los alegatos del Juicio, pero esa mañana nunca lo encontramos, entendemos que alguien convenció a mi viejo esa noche para salir, y allí desapareció».

«Mi viejo declaró contra muchos dictadores, pero el único que tuvo condena fue Etchecolaz»

Dijo además que «la teoría de Nilda Eloy es que eligieron a un testigo, le tocó a mi viejo, para apretarlo, presionarlo para que en el alegato se desdijera y el juicio quedara nulo, según esta teoría mi viejo no habría cedido ante estas torturas y presiones, no cedió, y eso le valió la vida».

«Conociéndolo a mi viejo, si esta teoría es cierta, lo veo a mi viejo no cediendo, manteniendo su postura», añadió Rubén.

«Hoy mi viejo tiene o tendría 95 años, la esperanza de encontrarlo con vida uno no la pierde nunca, pero somos criteriosos y queremos encontrarlo como sea, con vida o no, para darle un cierre a esto», finalizó.

Lunes soleado con máxima de 23 grados

Miles de jóvenes hicieron explotar al Superdomo en la final de la Federal eSports Cup