in

Jorge y Claudio son sordos y consiguieron adoptar a un niño con discapacidad

La pareja de Neuquén logró que la jueza Moira Revsin, de Río Negro, fallara a su favor.  La magistrada tuvo en cuenta que Jorge y Claudio son “dos personas que entienden muy bien lo que significa vivir en una sociedad que muchas veces es hostil con las personas que no se encuentran en los estándares medios”.

El niño de 6 años, con varios problemas de salud, escaso desarrollo del habla y poca motricidad en sus piernas y uno de sus brazos buscaba una familia definitiva hacía dos años. No aparecieron posibles adoptantes entre las personas inscritas en el RUAGFA (Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos de Río Negro) y entonces se inició una campaña en los medios de comunicación para hallar a la mejor familia para el menor. 

Fue entonces que a Jorge y Claudio se les despertaron las ganas de adoptarlo y convertirse en padres. Se anotaron y más tarde se presentaron con Ayelén Prado, amiga e intérprete de la familia, en Tribunales. Allí tuvieron que demostrar que los hombres podían criar al niño aunque no pueden oír. 

Afortunadamente para la familia la jueza N 1 de Gral Roca, Moira Revsin, de Río Negro, pudo ver que Jorge y Claudio podían hacerse cargo del chico de 6 años y que tenían un plus: son «dos personas que entienden muy bien lo que significa vivir en una sociedad que muchas veces es hostil con las personas que no se encuentran en los estándares medios» por lo que era ideal fallar a favor de esta pareja.

«Por sus experiencias de vida eran dos personas que entendían muy bien lo que significaba vivir en una sociedad que muchas veces es hostil con las personas que no se encuentran en los estándares medios», escribió la magistrada en la resolución y agregó: «Notamos que ellos no sólo empatizan con la situación del niño, sino también lo comprenden y son grandes maestros para enseñarle cómo vivir en modo pleno».

«Tienen muy aceitados los mecanismos para eliminar aquellas barreras que la sociedad tiene levantadas», fue otras de las frases que dejó la jueza. 

El niño ya fue anotado con el apellido de uno de los padres. Ambos gozan ahora de la licencia por paternidad hasta que la misma termine y cuando vuelvan a trabajar contarán con la ayuda de sus familiares y amigos para el cuidado del pequeño. 

Pasaportes: Aumentó un 150% el costo para tramitarlos

Violencia de género: «En La Rioja en estos dos últimos años se logró la intervención en 977 casos y hoy se superan las mil admisiones”