in

La historia de Lupita, la cabra que se convirtió en la mejor compañera de una veterinaria

El animal creció tomando licuados de banana, conoció el mar y pasea en auto. Vive junto a Luciana en Luján y tienen un vínculo tan maravilloso como viral. “Yo la protegía a ella y ahora es mi guardaespaldas”

Luciana Benedetti siempre soñó con tener una cabra, pero no se animaba a pesar de tener suficiente espacio en su casa y, por su profesión de veterinaria, los conocimientos necesarios para cuidarla.

Sin embargo, el 5 de septiembre del 2020 su vida cambió. Le regalaron a Lupita y, en poco tiempo, construyeron un vínculo único.

En diálogo con TN, la veterinaria de 41 años, que vive en un campo de ocho hectáreas en Luján, contó que con ella descubrió características del animal que desconocía completamente y reconoció que se arrepiente de no haber tenido una cabra antes. “Es más compañera que un perro”, aseguró.

Una gran compañía
“Lupita llegó cuando tenía un mes y creció tomando licuado de banana porque no quería la leche sola. Al principio salía de casa con una correa porque yo no sabía cómo manejarla y ahora me sigue a todos lados, todo el tiempo. Es mi sombra”, relató Benedetti.

Luciana y Lupita, disfrutando del sol en una de las playas de Mar de Plata (Crédito: Gentileza Luciana Benedetti)

Por su profesión, sabía que este tipo de animales se caracteriza por su inteligencia y simpatía, pero no imaginó “que fuera tan sensible”. Luciana recordó que un día en el que estaba triste y llorando, Lupita le empezó a pasar la lengua por la cara para consolarla. “Terminé llorando más porque me emocionó su reacción, me hace feliz estar con ella”, dijo.

La cabra ama estar adentro de la casa, duerme al lado de la cama de la veterinaria, disfruta los paseos en auto “y muere por las cosas dulces”. “El ruido de los paquetes de comida es su llamador y tengo que estar atenta porque aprendió a abrir la alacena. También tengo que cuidar las cosas que dejo enchufadas, porque tiene debilidad por masticar los cables finitos”.

A pesar de que vive en el campo, Lupita disfruta de descansar adentro de la casa (Crédito: Gentileza Luciana Benedetti)

Lupita, la cabra que fue feliz en Mar del Plata
A pesar de las travesuras diarias propias de una mascota, Luciana asegura que Lupita “es muy buena, obediente y educada”, y que incluso hace pis en su sanitario. “Me di cuenta también de que le gustaba el agua y la llevé a conocer el mar. Fue feliz en Mar del Plata, disfrutó un montón en la playa y cuando se cansó, se tiró a tomar el sol arriba de mi pareo”, detalló Luciana.

Los comportamientos y las actitudes de la cabra fueron las que incentivaron a la veterinaria a compartir contenido en las redes sociales. “Es tremenda la locura que se armó, nunca me imaginé que iba a tener esa repercusión”, dijo Benedetti que tiene miles de reproducciones en sus videos y una comunidad de usuarios que no para de crecer.

Por último recomendó que si una persona quiere tener una cabra como mascota, lo importante es tener espacio y poder cuidarlos. “Hay que tomar conciencia de que son animales de compañía y no solo de consumo. Hay que tratarlos con respeto, porque son seres sintientes”, reflexionó.

Jane Fonda comunicó que tiene cáncer y que ya comenzó a realizar quimioterapia: “Soy una privilegiada”

Del ataque a Raúl Alfonsín a la puñalada a Bolsonaro: otros cinco atentados fallidos contra líderes mundiales