in

La maestra estafada por más de $1 millón ahora es víctima de acoso: “Me dice que me ama y me manda poemas”

Leticia, la maestra de Mar del Plata que sufrió una estafa por más de un millón de pesos, afirmó que el denunciado la acosa y continúa escribiéndole: “Ya lo bloqueé de todos lados. No sé qué quiere”.

Según la denuncia, el estafador le robó $1.150.000 a la maestra.

Una maestra de Mar del Plata denunció ante la Justicia haber sido víctima de una estafa virtual a manos de un hombre al que conoció a través de las redes sociales. Según la acusación, le robó más de $1.000.000 y ella asegura que el implicado ahora la acosa.

“Es el día de hoy que me sigue mandando poemas”, afirmó Leticia a TN. “Me escribe mails y me dice que me ama. No sé qué quiere. Ya me sacó todos mis ahorros”, subrayó la mujer, que presentó la denuncia por estafa ante la Fiscalía de Delitos Económicos.

La mujer, que tiene 47 años y es docente de nivel inicial, profesora de yoga y terapeuta de reiki, le contó a TN que en julio entró en contacto con una persona que se hacía llamar Francis Dzeimss en su perfil de Facebook. “Como yo publicito mis actividades en esa red social, me contactó por ahí y empezamos a hablar”, precisó.

La docente contó que el estafador le dijo que era del Reino Unido y trabajaba como jefe de operaciones y logística en una empresa de transporte marítimo. Que había quedado varado en un barco en Canadá y temía por un ataque pirata. “Empezó a mandarme fotos. Como eran varias y vi que coincidían con su perfil, al principio no sospeché nada raro”, comentó Leticia.

Luego de ganarse la confianza de la víctima, el hombre detectó un terreno fértil para avanzar en el engaño: le dijo a la maestra que tenía miedo de que le robaran un paquete con joyas de su madre fallecida y un millón de euros. Y que quería enviarle a ella esos bienes para que los custodiara.

Uno de los comprobantes truchos que el estafador envió a la mujer

Con la excusa de destrabar el envío, el estafador comenzó a pedirle dinero a Leticia. En total, según consta en la denuncia, fueron tres transferencias por un valor de $1.125.000. Luego de cada operación, el acusado le mandaba comprobantes y un número de seguimiento del envío: todo era trucho.

Un día, Leticia empezó a sospechar. “Me hablaba en español. Yo le pedía que hiciéramos videollamadas, pero él se negaba con el argumento de la falta de señal por estar embarcado. Decía que la única posibilidad de tener contacto era mediante mensajes escritos”, contó la docente.

Y continuó: “Yo pensé que necesitaba ayuda de verdad. Me dijo que estaba embarcado y que no solo tenía miedo de que le robaran sus pertenencias, sino que temía por su vida”.

Como parte de su estrategia de manipulación, el estafador le decía a Leticia que si no lo ayudaba se arrojaría al mar. Luego de sacarle los ahorros de su vida, el hombre empezó a pedirle bitcoin. La docente buscó asesoramiento en bancos y oficinas de correo y confirmó el engaño. Ahí presentó la denuncia y bloqueó de las redes al falso ingeniero naval.

Fingió una relación a distancia, la estafó y ahora la acosa: “Le dije que había hecho la denuncia y sigue”

Sin embargo, el acusado continúa escribiéndole mensajes amorosos a su casilla de correo. “…Y me dio el amor que nadie pudo. Me diste un hombro para llorar. Eras mi pilar cuando estaba cayendo. Eras mi fuerza cuando me sentía deprimido. Con tu amor y bondad hiciste que mi vida en la tierra valiera la pena. Te amo, mi ángel”, dice uno de los mails que recibió la docente.

En otro de los textos se lee: “Si yo fuera el sol y tu fueras el cielo, nunca me pondría. Flotaría sobre el borde del agua esperándote. Para brillar tus estrellas sobre mí. Para que pueda ser más grande de lo que soy”. Y continúa: “Pronto estaré contigo para ver cómo tu belleza y bondad se desbordan. Buenos días, mi princesa encantadora”.

“Le dije que había hecho la denuncia y sigue. Bloqueé uno de los remitentes y me escribió desde otra cuenta. Ya lo bloqueé de todos lados. Es un cínico terrible”, sentenció.

FUENTE: TN

Intentó tomar el retorno en contramano, perdió el control y cayó de la motocicleta

Caso «Niña M»: la defensa del padre manifiesta «no saber nada de la nena», mientras que la otra parte asegura que «tienen conocimiento de dónde y cómo está la menor»