in

Le aburría su oficio, se lo contó a su vecina y ella le cambió la vida: “¿Te gustaría trabajar en el Mundial?”

La historia del argentino Mariano Hoffman es tan asombrosa que, muchas veces, ni él mismo la puede creer. Nació en Villa Crespo, trabajó en Colombia, fue mochilero en Sidney y un golpe de “suerte” lo depositó en Qatar, donde es pieza clave en la organización de la Copa del Mundo.

“¿Por qué no me mandas tu currículum?”. Una preguta, tan solo una pregunta que a una persona le cambió la vida y que, claro, no olvida y cuenta con orgullo. Se trata de la propuesta que le hicieron al argentino Mariano Hoffman, quien gracias a un golpe de suerte se convirtió en pieza clave de un equipo, nada menos que el que organiza el Mundial Qatar 2022 como parte de la FIFA. ¿Cómo llegó hasta ahí? Su historia es un auténtico relato imperdible y la contó en diálogo con TN.

¿Dónde naciste y de qué parte de la Argentina sos?

-Nací en Buenos Aires, en el barrio de Villa Crespo, y ahí viví durante toda mi vida en la Argentina.

Entre Buenos Aires y Doha, donde vivís y trabajás ahora, hay más de 13 mil kilómetros. Un par de vuelos, varias horas y alguna escala. Pero en tu caso hay mucho más, digamos que gran parte del hilo de tu historia, ¿no?

-Jaja. Así es. Hay unas cuantas paradas antes de Doha pero básicamente viví en Argentina hasta el 2004, año en el que me fui con mi mujer para Colombia por un laburo que surgió. La empresa donde trabajaba en aquel momento tenía sede allí y de ahí nos fuimos para Australia, donde vivimos hasta el año pasado, que surgió esta historia de ser parte del Mundial.

¿Cuál es tu profesión?

-Son mezclas mis profesiones. Lo primero que estudié en la Argentina fue Sistemas y la verdad es que no me gustaba para nada. Ya cuando estaba en Australia hice una carrera de Educación y capacitación en Recursos Humanos, nada que ver, y el último trabajo que tuve en Sidney, donde viví muchos años, fue en capacitación y desarrollo de recursos humanos, pero dada mi experiencia anterior en Argentina y mis conocimientos, logré combinar la tecnología con la educación, que es algo obviamente que se puso muy de moda durante el Covid y bueno, esa mezcla de formaciones fue lo que me dio la oportunidad del trabajo acá en en Qatar.

Mariano Hoffman, en el Abierto de Australia, en Melbourne.
Mariano Hoffman, en el Abierto de Australia, en Melbourne.

Te fuiste de la Argentina a principios de 2000, te subiste a un avión con la idea de ver qué pasa y prácticamente no volviste al país. ¿Siempre supiste que ibas a estar un largo tiempo afuera?

-Yo siempre tuve la necesidad y el deseo de viajar y vivir afuera. Desde la primera vez que viajé al exterior me quedé con ganas de hacer una experiencia aunque no sabía cómo, ni donde, hasta que visité Australia por primera vez en el 2000, cuando estuve un mes de mochilero y me fascinó. Cuando volví a la Argentina siempre supe que quería buscar la manera de volver y en el 2004 me surgió esta chance de trabajar en Colombia. Fue un salto fácil porque era irme a otro país pero con laburo. En ese tiempo viajar a Australia ya estaba en los planes, por lo que con mi novia pensamos que Colombia era una buena opción para probar vivir afuera y en ese año allá usamos el tiempo para tramitar los papeles para ir a Australia y apenas salió la Visa dijimos ‘nos vamos de acá’.

¿Por qué Australia era el faro y qué es lo que te fascinó?

-Siempre tuve el sueño de vivir cerca de la playa y cuando conocí Australia me pareció el lugar ideal, lo conocí de norte a sur y me fascinó la hermosura, la naturaleza y obviamente la posibilidad de estudiar, de trabajar y de vivir en un país totalmente distinto… y cerca del mar.

¿Alguna vez te sentiste demasiado extranjero fuera de la Argentina?

-Mmm, qué buena pregunta, ¿demasiado extranjero? No, creo que no, porque en Colombia era extranjero pero sudamericano, un país cercano, mismo idioma, y en Australia lo que pasa es que somos tantos los inmigrantes, es tanta la gente de todo el mundo que es al revés… lo raro era conocer australianos y lo mismo pasa acá en Qatar, donde somos todos extranjeros y la minoría son locales.

¿Cómo fue tu estadía en Australia, donde lograste establecerte al punto de sentirte uno más de ahí?

-El primer viaje, que fue por turismo, fue un viaje soñado para mí y tuve la posibilidad de hacerlo porque, como sabrás, en la Argentina tomarse un mes de vacaciones no es fácil, pero yo en ese momento trabajaba para una empresa de telecomunicaciones que necesitaba una persona para cubrir la noche del año nuevo del 2000, que fue caótica, como recordarás. Entonces el 31 de diciembre de 1999 necesitaban voluntarios porque se decía que se iba a venir el mundo abajo y yo me voluntarié para esa noche con la condición de que me dieran un mes de vacaciones, porque yo me quería ir a Australia y bueno, así fue, laburé esa primera noche del 2000 hasta la madrugada, me cumplieron el pacto y en marzo de ese mismo año me fui por un mes para conocer.

¿Ahora seguimos con tu historia, pero hoy, desde Doha, mirás para atrás y qué ves?

-Uff, que fue muy loco todo. Me fui de la Argentina, estuve un año en Colombia, después en Australia estuvimos casi 17 años, toda una vida, y hoy estoy en Doha trabajando para el Mundia. Parece otra vida, pero así fue todo.

Bien. En Australia, entonces, ¿encontraste tu lograste en el mundo?

-Sí. Cuando volví de ese viaje de un mes como mochileo, seguí en Argentina uno años más, conocí a mi mujer, me recibí y cuando salió la Visa después de Colombia pudimos viajar a Australia como residentes y en esos 17 años pasamos por un montón de trabajos, Yo estudié otra carrera, nos mudamos 800 mil veces (sic) hasta que pudimos vivir cerca de la playa como soñábamos y hoy somos ciudadanos, nos sentimos parte de la cultura local y casi que me siento más en casa en Sidney que en Buenos Aires.

Mariano Hoffman y su graduación en la Universidad de Sídney.
Mariano Hoffman y su graduación en la Universidad de Sídney.

¿Cómo llega Qatar a tu vida?

-Llega por lo que en Australia se llama networking, que significa ‘conocer gente’. Yo estaba trabajando en mi casa, era plena pandemia, nada muy rescatable y siempre pensaba ‘bueno, en cuanto pueda me pongo a buscar otro trabajo’. Ojo, yo estaba agradecido de tener trabajo, pero no me gustaba y me tocó conocer a una persona que conocía a otra persona que vivía en mi barrio, cerca de mi casa y laburaba en eventos. La conocí, charlamos, ella sabía que yo no estaba contento con mi trabajo y cuando le conté lo que hacía me dijo que le mandara mi CV. Yo pensé ‘¿para qué le voy a mandar el currículum? Jamás se va a dar’, pero bueno, se lo mandé, le encantó y me dijo que la experiencia que yo tenía era lo que ella estaba buscando para su team, porque ella ya estaba trabajando para un proyecto desde Sidney y ese proyecto era el Mundial Qatar.

Lo contás como lo más ordinario… ¿Cómo es que una vecina de tu barrio de Australia trabaja en la organización del Mundial y te ofrece formar parte de tu equipo?

-Jaja. Me dijo ‘me encanta tu currículum, es lo que estoy buscando para el team’, así como te lo cuento y buenotomamos un café, me preguntó si me interesaba y le dije ¡obviamente! Entonces fui, hablé con mi mujer y le pregunté: ‘¿Te irías conmigo a Doha?’, y ella no entendía nada. Esto ocurrió en octubre o noviembre de 2020, estuve varios meses haciendo entrevistas, trámites y todo lo que te imagines en plena pandemia y, previa autorización del gobierno australiano para poder salir del país, trabajé unos meses desde Sydney para para Qatar y en mayo de 2021 llegué a Doha, donde estoy hasta hoy.

¿Cómo es el momento en el que alguien te propone trabajar en la organización de un Mundial de fútbol, que te pasa?

-¿El momento? Me acuerdo como si fuera hoy: tomando ese café en un barcito en la esquina de mi casa frente a la playa y bueno…. es un cagazo tremendo, lisa y llanamente. Después excitación y miedo a la vez, y lo primero que pensé era en tener que volver a mudarme a otro país, ¡eso me resultaba lo más estresante!

¿Cuál fue tu primer contacto laboral con el Mundial?

-¡Uy! Puede ser tal vez la primera llamada que hicimos con el team, cuando nos presentamos remotamente. Era muy loco porque éramos un equipo muy chiquito que estaba creciendo en ese momento, allá por febrero de 2021. Era gente de todo el mundo que se especializaban en distintos temas y bueno, cada uno presentándose y contando por qué se unía el equipo. ¿La verdad? Era como que nadie lo podía creer, era como un sueño hecho realidad y bueno, obviamente cuando llegué a la oficina en Qatar por primera vez después de pasar una semana en cuarentena en un hotel fue llegar y ver todas las pantallas de FIFA del Mundial, todo el merchandising y era muy loco.

Una bandera argentina en el centro de Doha, Qatar, a menos de 100 días del Mundial.
Una bandera argentina en el centro de Doha, Qatar, a menos de 100 días del Mundial.

¿Qué dijiste cuando te tocó presentarte?

-¡Eso fue muy difícil para mí! Es que hago muchas cosas, pero básicamente lo que hago es dedicarme a lo que tenga que ver con mejorar el uso de procesos, el uso de la tecnología para comunicar, para compartir información, y todo lo que tenga que ver con capacitación de personal.

Se anuncia por estos tiempos como fundamental el conocimiento y dominio del análisis de datos ¿Podemos decir, entonces, que sos una de las personas que está en el futuro del mapa mundial del trabajo y las oportunidades?

-Sí, puede ser. Es impresionante la importancia que tiene trabajar con gente tan diversa no solo desde lo geográfico sino desde las culturas y los roles tan distintos, y es increíble la importancia que tiene el buen manejo y uso de la información que tiene que ser clara, vigente y que no se duplique porque cuando esto pasa ya cada uno tiene su propia versión y se arman miles de líos. Entonces, sí, el manejo de la información y de los datos es cada vez más importante, y si a eso le sumás la educación on top o la capacitación on top es determinante. A mí me tocó caer (sic) acá casi de casualidad y me fascinó este tema.

Estamos a 95 días del inicio de un Mundial que por primera vez se disputará en Medio Oriente. ¿Cómo es Qatar?

-¡Wow, una pregunta muy amplia! Pero te cuento: para empezar, el país en muy chiquito. En infraestructura está creciendo mucho, principalmente por el Mundial, y ha desarrollado todo tipo de sistemas de punta, como el del subte, por ejemplo, que es muy moderno. En cuanto a economía es un país muy rico, fundamentalmente por el tema del gas, que lo convierte en uno de los países más ricos del mundo. Acá plata no falta y está evidenciado en lo que han gastado y que siguen gastando para ser anfitriones del Mundial Qatar 2022.

¿Y en materia política?

-Bueno, en política es lo más distintivo. No es un país normal, es un país que está regido por una familia de determinada casta de Qatar, de gente de local de un determinado apellido, que es la familia del Emi. Es una especie de monarquía y básicamente que ellos, esa familia, define las políticas del país.

Qataríes en la final de la copa del Emir 2021.
Qataríes en la final de la copa del Emir 2021.

¿Cómo es vivir en Qatar?

-Mirá, para desmitificar te cuento queno hay tanta diferencias entre la experiencia mía y la de mi mujer, en cuanto a la pregunta clásica de cómo viven los hombres y las mujeres acá, pero no hay diferencia tampoco para los extranjero. Hay, sí, algunas salvedades en cuanto a la vestimenta cuando hay que ir a ciertos edificios gubernamentales o lugares muy específicos, pero fuera de eso, nada es distinto ni extremo. De hecho, la vida acá es normal. Lo único distinto es para quienes son de religión musulmana porque ellos tienen que seguir sus sus propias costumbres, usas sus vestimentas y demás, pero para nosotros o los que vienen al Mundial no aplica.

¿Cómo se vive en Qatar a menos de 100 días para que empiece el Mundial?

-Y… cada vez con más ganas. Yo no veo la hora de que empiece porque la preparación es lo más estresante, son días muy largos, pero no tenés el beneficio del Mundial o sea, cuando llegue va a ser peor en cuanto a la cantidad de trabajo que voy a tener, pero va a ser con el Mundial encima. Hoy la ansiedad es cada vez mayor y bueno, se están haciendo las últimas preparaciones. Los últimos eventos fueron la inauguración del último estadio, el más grande, donde se va a jugar la final del Mundial y el 2 de septiembre habrá una fiesta para los voluntarios que participan del Mundial, que son más de 10 mil, mientras que el 9 de septiembre se inaugurará oficialmentre ese estadio, el Lusail, con otro partido de dos clubes de la región.

¿Qué se puede saber de la ceremonia inaugural?

-¡Nada!… Jaja, Por ejemplo, yo estoy laburando justamente en estos días con las audiciones de los voluntarios que parte de ese grupo que te decía, de más de 10 mil personas. Una parte de ellos estarán la ceremonia de apertura, de clausura y demás, y estamos haciendo las audiciones en otro estadio para reclutar voluntarios, que no solo estén interesados en ser parte de la apertura, sino que sean idóneos, que se puedan mover, que puedan bailar, etcétera. En cuanto a la gente que está laburando en la parte creativa, está todo muy pero muy secreto, pero es parte de la regla: las cosas que sabés, yo sé unas cuantas cosas, pero es mínimo, y dependiendo de cuán jerárquico sea tu rol sabés más, pero no puede salir del edificio, de la oficina, siquiera.

Estadio Lusail, el de la final del Mundial Qatar 2022  (Photo by MUSTAFA ABUMUNES, AFP).
Estadio Lusail, el de la final del Mundial Qatar 2022 (Photo by MUSTAFA ABUMUNES, AFP).

Voy a escribir la nota y voy a necesitar definir tu rol ¿Qué pongo?

-Y mirá…. Puedo empezar por decir que soy líder del proyecto de capacitación y management (dirección y gestión) de los voluntarios, esa es una de las cosas que hago. También voy a estar facilitando todo el tema de acreditación de la gente que trabaja con nosotros y de la que está por sumarse para el tema de la apertura, etcétera. O sea, manejo de acreditación de personal para entrar a los estadio, porque cada uno tiene su sistema propio y dentro de cada uno, distintos niveles. Por ejemplo: la acreditación más top es para entrar al campo de juego, o sea, el nivel más alto de acreditación es que puedas entrar al pasto. Entonces cada sistema es un mundo aparte y bueno, esa es otra de mis funciones y al final, lo que se necesite, porque hay que estar para poder hacer un poco de todo.

Mariano Hoffman en el Estadio Al Thumama (Doha) una de las sedes de la Copa del Mundo Qatar 2022.
Mariano Hoffman en el Estadio Al Thumama (Doha) una de las sedes de la Copa del Mundo Qatar 2022.

¿Estás sorprendido con tu propia historia?

-Sí, me pasó varias veces. Cuando cuando tomo distancia del día a día, de la locura de lo que estoy haciendo durante el día que no tenés tiempo de pensar y y miro para atrás y miro lo que hice hasta el día de hoy, o lo que estoy haciendo hoy sí, a veces me tengo que pellizcar porque todavía no entiendo cómo llegué o no entiendo cómo estoy acá. E muy loco todo.

Mariano Hoffman en un ensayo del sorteo para los Grupos del Mundial Qatar 2022.
Mariano Hoffman en un ensayo del sorteo para los Grupos del Mundial Qatar 2022.

¿Hablás con tu gente de la Argentina? ¿Qué te dicen?

-Sí, obviamente tengo el grupo de amigos y familia que está allá, que que comparto un montón de momentos, de fotos, de videos, de cosas que hice que ni yo lo puedo creer, como esta entrevista, por ejemplo y entonces las mando y nos matamos de risa. Les encanta porque pueden escuchar cosas que por ahí no escuchan porque yo no les cuento porque para mí esto a fin de cuentas es un trabajo y definitivamente me encanta poder compartirlo con mis amigos y familia de la Argentina, como también con toda la gente que tengo en Australia. Es un sueño hecho realidad.

Fuente: TN

Fuerte aumento de precios en alimentos

“Casados con hijos” en el teatro: ver a los Argento en las primeras filas cuesta $10 mil