in

Los 3 cordobeses que viajan al Mundial en bici y ya están a mitad de camino

Llevan recorridos 6.000 de 10.550 km, a lo largo de 6 países. Planean llegar el 15 de noviembre. Están registrando toda cada paso que dan para estrenar un documental cuando termine la aventura.

El sueño de muchos es ver a Leo Messi levantar la Copa del Mundo este año en Qatar. A ese sueño, 3 cordobeses le sumaron uno más: quieren llegar a la sede del Mundial pedaleando y ya recorrieron la mitad del camino.

Se trata de Lucas Ledezma, Leandro Blanco Pighi y Silvio Gatti. Para Lucas, no es la primera vez: «Hace mucho que sigo a la Selección en bicicleta», cuenta muy entusiasmado. Esta locura ya tiene antecedentes: en 2014 fue a Brasil, en 2015 a Chile, en 2016 a los Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro, en 2018 a Rusia. «Crucé Latinoamérica en bici hasta México y de ahí volé hasta España. Gran parte de Europa, la recorrí en bici. Fueron 14.200 km hasta que llegué a Rusia», recuerda Lucas.

El periplo comenzó el 1° de mayo. Viajaron en avión hasta Ciudad del Cabo, en África, donde empezaron a pedalear el 15 de mayo. Actualmente, después de haber atravesado 6 países del continente africano, llevan recorridos 6.000 kilómetros. Cuando termine la aventura, el marcador mostrará 10.550 kilómetros de aventura, adrenalina y felicidad.

Pasaron por Sudáfrica, Namibia, Botswana, Zambia, Malawi y Tanzania. Kenia es el próximo destino. «Después, volamos a Egipto. Por una cuestión de seguridad, no vamos a pasar por Sudán y Etiopía vía terrestre. Está complicada la cosa, hay mucho conflicto social. Nos hubiera encantado no tener que cortar la ruta, pero preferimos saltearnos ese tramo. No nos queremos arriesgar», expresa Lucas.

Egipto, Israel, Jordania, Irán, Arabia Saudita y finalmente Qatar. Esa es la ruta que trazaron y los lugares que atravesarán para llegar finalmente a Doha. Profunda, minuciosa y detallada es la planificación previa de este viaje. No hay lugar para improvisar ni tiempo que perder. La idea es llegar entre el 15 y el 20 de noviembre. Sin embargo Lucas cuenta que, a pesar de haber un trabajo previo, «muchas cosas, gran parte del viaje en realidad, se resuelve en el camino». «Hay que tomar decisiones todo el tiempo, a veces hasta hay que cambiar la ruta», agrega.

Cómo viajan y qué llevan

«África es un lugar maravilloso. Vivimos cosas zarpadas todos los días. Nos acomodamos a todo. Dormimos en escuelas, cuarteles de bomberos, al costado de la ruta en carpas, casas de familia, iglesias, estaciones de servicio. Lo que te puedas imaginar. Armamos la carpa y descansamos, que es lo principal en este viaje», relata Lucas.

¿Con qué viajan? «Llevamos nuestra casa arriba nuestro. No nos puede faltar nada. Nos tocó cruzar el desierto en Namibia, imaginate», se ríe Lucas. En bolsos confeccionados a medida para encastrarlos en la bicicleta, con capacidad de 70 litros, llevan: elementos de aseo personal, ropa para todos los climas, kit de vajilla, carpas, documentación, comida, cocina multicombustible y cámaras.

Esto último tiene que ver con la producción de un documental: «Estamos registrando todo porque queremos animar a la gente a que cumpla sus sueños. El nuestro es llegar a Qatar y festejar con la Selección», expresa.

Respecto de la gente, Lucas cuenta que son muy bien recibidos en todos lados y tratados muy amablemente. A eso agrega que, incluso en algunos momentos, se presentaron algunas dificultades de las que pudieron sobreponerse gracias a la ayuda de la gente. También habla con mucho cariño de su «comunidad» en redes sociales. «Gracias a ellos podemos llevar adelante esta locura. Tenemos gente que nos ayuda y marcas también. Incluso nuestra comunidad de Instagram es nuestra principal fuente de ingresos. Nos apoyan un montón. Nos estafaron con una bici en Tanzania y la gente nos ayudó económicamente», recuerda.

Un sueño y una misión

«Nuestro sueño es llegar a Qatar en bici. Cuando estemos allá, queremos festejar con la selección. ¡Mirá si se enteran de esto y podemos conocerlos!», imagina Lucas con la ilusión de un niño. La sonrisa no se ve pero se siente y su felicidad también.

Este proyecto une varios sueños y objetivos. Al finalizar el viaje, y ya de regreso en Córdoba, plantarán un árbol por cada kilómetro pedaleado. Se trata de una acción conjunta con «Baum», una fábrica de árboles nativos. Serán 10.550 arbolitos que poblarán los suelos de las sierras cordobesas.

Quienes quieran seguir el viaje de los chicos, pueden hacerlo a través de su canal de Youtube y a través de su perfil de Instagram

Descubren una nueva estructura cerebral relacionada con el miedo

Revelaron las primeras imágenes de la cuarta temporada de «Sex Education»