in

Quién es el director que logró mejorar los niveles de abandono escolar en un pueblo de 3000 habitantes

Ariel Rotondo implementó un innovador sistema escolar basado en proyectos, logros y trabajo en equipo que mejoró la educación en Santa Teresa. En diálogo con Medios Provincia, el Director del Instituto Superior José Manuel Estrada de la localidad de Santa Teresa, en la provincia de Santa Fe, habló acerca de este gran logro y cómo fue el proceso. Escuchá la nota

Santa Teresa está en el sur de la provincia de Santa Fe, a 55 kilómetros de Rosario, y en él viven cerca de 3200 personas. “El Estrada” es la única escuela secundaria del lugar y sus niveles de deserción escolar preocupaban a los locales, hasta que el trabajo de Rotondo y su equipo empezó a dar frutos:

Rotondo conoce el abandono escolar de primera mano: él mismo dejó de estudiar en cuarto año después de pasarla muy mal en un colegio de Buenos Aires donde, contó, lo discriminaban por ser del interior. Esa vivencia lo marcó para siempre y se convertiría en uno de los motores fundamentales para generar un cambio en su comunidad.

«Esa experiencia fue determinante para comenzar a pensar una alternativa para aquellos jóvenes que estaban en la misma situación que yo en ese entonces», expresó el director en comunicación con Medios Provincia.

Sin embargo, remarcó: «No son casos aislados, son casos que se repiten en todo el país. Solamente la mitad de los chicos terminan la educación secundaria».

Durante cinco años estudió las trayectorias educativas de cada uno de los alumnos y a mediados de 2015, ya conociendo en profundidad a los cerca de 150 chicos que asistían al colegio, propuso hacer un cambio en el formato escolar que rompía con el paradigma que habitualmente se tiene de lo que es una escuela.

En el Instituto Superior Estrada los chicos trabajan en distintos “módulos para el aprendizaje”, espacios donde trabajan en equipo y por proyectos relacionados con ciertas materias y contenidos -divididos en contenidos básicos, que permiten seguir aprendiendo, y contenidos importantes, que se aplican en los proyectos-. La forma de calificar el trabajo es a través de cuatro niveles de logro: en el primero, los estudiantes necesitan ayuda para alcanzar los objetivos; en el segundo, los alcanzan gracias al acompañamiento de otro; en el tercero, pueden solos y, en el cuarto, además de alcanzar solos los objetivos, ayudan a los demás a hacerlo. Según Rotondo, este sistema hace que el trabajo en equipo retroalimente el proceso de aprendizaje y es desde donde surgen las calificaciones.

Mientras unos 600.000 estudiantes argentinos de todo el país nunca regresaron a la escuela tras la pandemia, en el instituto que dirige Rotondo no tuvieron abandonos escolares, aunque reconocieron que los niveles de desempeño disminuyeron producto de la cantidad de alumnos que continúan estudiando. 

A pesar de los números positivos, el directivo no cree que sean la mejor escuela, pero está seguro de que han desarrollado un modelo de aprendizaje transparente, con un liderazgo muy distribuido que permite enfocar en cada uno de los estudiantes, cuidar sus trayectorias y poder tener un crecimiento académico aceptable.

Arranca la Copa Provincia de La Rioja

Último días de inscripción para el Bachillerato Técnico Humanístico a distancia