in

Sol y Lola nadan contra la corriente en las redes sociales: publican videos largos para recomendar libros

“A veces superan los 20 minutos y la gente los ve”, dicen las estudiantes de la UBA que son parte de la movida booktuber.

Incluso en tiempos digitales signados por la brevedad y la fugacidad, con Instagram y TikTok como paradigmas de una tendencia que se expande, es posible encontrar contenido que no se apura y se anima a una distención más propia de una charla de café que de las redes sociales. La movida booktuber es muestra de ello. Para desprevenidos, son youtubers que recomiendan libros.

“En YouTube tengo el tupé de subir videos de 20 minutos o más hablando de libros”, nos dijo Macarena Yannelli, que fue elegida la booktuber del año en la Feria del Libro de Buenos Aires de 2007. “Trato de mantenerme fiel a mi forma de expresarme que es por lo que la gente me comenzó a seguir desde un principio”, agregó.

Sol y Lola, las booktubers detrás de Oh por Dios, Copito
Sol Miró y Lola T. Dannenberg llevan más de seis años recomendando libros en YouTube en el canal Oh por Dios, Copito. Igual que Yanelli, nadan contra la corriente al publicar contenido extenso que no encaja al dedillo con la brevedad que ahora triunfa en muchas plataformas online.

Somos de subir videos largos. ¡Algunos superan los 20 minutos y la gente los ve igual! Muchos dicen que los relaja, así que ese espacio definitivamente está”, dice en diálogo con TN Tecno Lola, que tiene 25 años y estudia Letras en la Universidad de Buenos Aires.

Cuando tiempo atrás conversamos con Javier Ruescas, un booktuber español reconocido en esa escena, además de autor de novelas como Latidos y Prohibido creer en historias de amor, encontramos una bonita definición de esta tarea: “Un booktuber es un amigo que te recomienda libros, que descubre cosas nuevas en literatura”, señaló. La única diferencia con las viejas usanzas es que el consejo llega a través de YouTube.

Sol, que tiene 26 años y es estudiante de Edición en la UBA y de Artes de la Escritura en la Universidad Nacional de las Artes, cuenta respecto al surgimiento del canal: “La idea surgió porque ambas mirábamos videos de booktubers y, al ser lectoras y estudiantes de literatura, nos gustaba esa plataforma para hablar de libros”.

“Empezamos a hacer videos casi al mismo tiempo que entramos a nuestras carreras, así que la idea inicial era compartir lo que fuéramos aprendiendo y descubriendo con otros lectores que quisieran saber un poco más de ese mundo. Queríamos hacerlo accesible”, agrega Lola al respecto.

La aventura de Oh por Dios, Copito (algunos sabrás que el nombre del canal está inspirado en la película Juego de gemelas) comenzó con una reseña de Los cuentos de Beedle el Bardo, de J. K. Rowling, la autora mejor conocida por la saga de Harry Potter.

El camino siguió por el género juvenil, que según comenta Sol “es lo que más mueve en booktube”. Amén de ello, estas amantes de los libros señalan que intentan abarcar desde juveniles hasta clásicos “para que quien esté del otro lado pueda encontrar también su libro”.

Movida booktuber: el libro con más visualizaciones, canales recomendados y el amor por el papel
La razón de estar contigo: Un nuevo viaje, de W. Bruce Cameron es la reseña que más visualizaciones consiguió en el canal de Sol y Lola. El dato confirma las características de su audiencia: es una novela juvenil, que luego fue llevada al cine.
Sol comenta que el mundo booktuber es más amplio: “Hay muchos canales de otros tipos de libros”, dice. ¿Qué otros recomiendan? El de Coos Burton, especializado en libros de terror; Por qué leer de Cecilia Bona, de contenido variado.
Respecto a la preferencia por los libros físicos, señalan lo que dicen los puristas que los eligen por sobre las ediciones digitales. “Nos gusta la experiencia, el tacto, el aroma, la total desconexión de un aparato”, aunque reconocen que también leen ebooks y consumen audiolibros.


Recomendar libros en YouTube “no es soplar y hacer botellas”
Las booktubers comentan que si bien en este momento priorizan sus carreras y el canal no genera ganancias económicas, no sólo se trata de un pasatiempo.

“Definitivamente es un trabajo. Cada video requiere un proceso de lectura, planeación, escritura de un guión, grabación, edición y creación de contenido para promocionarlo en redes sociales”, explica Lola y agrega que “realmente lleva mucho tiempo y esfuerzo”.

¿Qué tienen en mente Sol y Lola para Oh por Dios, Copito? “Queremos tomarnos el tiempo necesario para hacerlos con calma. Algunos sobre conceptos literarios de los que se escucha pero de los que no se sabe demasiado, otros son recorriendo lugares y otros sobre nuestras carreras, para ayudar a los que estén por empezar”, cierran.

Una afección en el ciático, el motivo por el que Mike Tyson se mueve en silla de ruedas

Falleció el conocido comunicador Eduardo Fuentes