in

Una mujer rompió el récord Guinness: tiene las uñas más largas del mundo

La estadounidense Diana Armstrong no se las corta desde 1997 por un triste motivo.

Los récords Guinness recopilan logros de lo más impresionantes y extraños, y siempre aparece alguien con algo nuevo para registrar. En este caso, la marca de las uñas de las manos más largas fue superada por una mujer estadounidense llamada Diana Armstrong que lleva 25 años sin cortarse las uñas.

Superó dos récords al mismo tiempo: las uñas más largas en un par de manos y las uñas más largas de la historia en la misma “categoría”. Sumadas, sus uñas miden 1,306.58 centímetros. Si bien Diana se mostró muy contenta de haber obtenido el récord, los motivos por los cuales tomó la decisión de no cortárselas nunca más son realmente tristes.

En 1997, Diana decidió dejar de cortarse las uñas luego de la trágica muerte de una de sus hijas. Ella estaba haciendo las compras y recibió una llamada de su hija menor, que le avisó desesperada que su hermana no se despertaba. Su hija mayor, Latisha, murió de un ataque de asma mientras dormía. Tenía solamente 16 años.

Latisha fue la última persona que le hizo las uñas a su madre, una costumbre que respetaban religiosamente todos los fines de semana. Desde ese momento y hasta la actualidad, la mujer nunca volvió a cortarse las uñas por respeto a su hija fallecida, para no deshacer el último trabajo que ella hizo en sus uñas. De hecho se las había pintado por última vez el día anterior a morir.

Diana explicó que sufrió depresión por más de una década, y que no se corta más las uñas para siempre recordar a su hija Latisha. Sin embargo, sus otros hijos intentaron convencerla de que se las cortara porque la gente se burlaba de ellos y de su madre. Pero ella se mantuvo firme y les explicó su razonamiento. Sus hijos la entendieron y ahora hasta la ayudan a pintar sus gigantescas uñas, un proceso que lleva horas.

Rania, la hija de Diana, dijo: “Cuando nos contó la historia de fondo, finalmente pude entender la situación”. Al igual que ella extraña a mi hermana, yo también la extraño. Así que, si es su forma de aferrarse a ella, lo acepto”. Actualmente Rania y toda su familia ayudan a Diana a mantener sus uñas prolijas.

Cada vez que le pintan las uñas a su madre, usan entre 15 y 20 botellitas de esmalte y tardan entre cinco y diez horas. La decisión de Diana también le trajo complicaciones. No puede manejar ni recoger objetos del suelo, y el uso de sus manos en general es bastante difícil con uñas tan largas. Pero ella no cambia su opinión. Diana aparecerá en el Libro de los Récords Guinness 2023, que se publicará en septiembre.

AJALaR avanza en la incorporación de nuevos juegos y plataformas  

“¿A cuánto vendés a tu hija?”: intentaron secuestrar a una nena de tres años y le ofrecieron dinero a la mamá