in

Una semana sin redes sociales mejora los niveles de ansiedad y depresión

Dejar de utilizar Instagram, Facebook o TikTok por algunos días tiene beneficios. Hace 12 años, se invertían 90 minutos al día. Hoy, esa cifra supera las 2 horas.

Pedirles a las personas que dejen de usar las redes sociales durante solo una semana podría causar mejoras significativas en el bienestar, la depresión y la ansiedad, y en el futuro podría recomendarse como una forma de ayudar a controlar la salud mental, dicen los autores de un nuevo estudio.

El trabajo, llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Bath (Reino Unido), estudió los efectos en la salud mental de una pausa de una semana en las redes sociales. Para algunos participantes en el estudio, esto significó liberar alrededor de nueve horas de su semana que de otro modo habrían pasado desplazándose por Instagram, Facebook, Twitter y TikTok.

El estudio que determinó el beneficio que proporciona dejar de usar las redes sociales
Para el estudio, los investigadores asignaron al azar a 154 personas de 18 a 72 años, que usaban las redes sociales todos los días, a un grupo de intervención, donde se les pidió que dejaran de usar todas las redes sociales durante una semana, o a un grupo de control, donde podrían continuar desplazándose con normalidad. Al comienzo del estudio, se tomaron las puntuaciones basales para la ansiedad, la depresión y el bienestar.

Los participantes informaron que pasaban un promedio de 8 horas por semana en las redes sociales al comienzo del estudio. Una semana después, los participantes a los que se les pidió que tomaran el descanso de una semana tuvieron mejoras significativas en el bienestar, la depresión y la ansiedad sobre aquellos que las continuaron usando, lo que sugiere un beneficio a corto plazo.

Los participantes a los que se les pidió que tomaran un descanso de una semana informaron haber utilizado las redes sociales durante un promedio de 21 minutos en comparación con un promedio de siete horas para los del grupo de control. Se proporcionaron estadísticas de uso de la pantalla para verificar que las personas se hubieran adherido al descanso.

El investigador principal del Departamento de Salud de Bath, el doctor Jeff Lambert, explica: “Desplazarse por las redes sociales es tan omnipresente que muchos de nosotros lo hacemos casi sin pensar desde el momento en que nos despertamos hasta que cerramos los ojos por la noche”.

“Sabemos que el uso de las redes sociales es enorme y que hay crecientes preocupaciones sobre sus efectos en la salud mental, por lo que con este estudio, queríamos ver si simplemente pedirles a las personas que se tomaran un descanso de una semana podría producir beneficios para la salud mental”, señaló el experto.

“Muchos de nuestros participantes informaron efectos positivos de estar fuera de las redes sociales con un mejor estado de ánimo y menos ansiedad en general. Esto sugiere que incluso un pequeño descanso puede tener un impacto. Por supuesto, las redes sociales son parte de la vida y, para muchas personas, es una parte indispensable de quiénes son y cómo interactúan con los demás. Pero si pasan horas cada semana desplazándose y siente que los está afectando negativamente, podría valer la pena reducir su uso para ver si ayuda”, plantea.

El equipo ahora quiere aprovechar el estudio para ver si tomar un breve descanso puede ayudar a diferentes poblaciones (por ejemplo, personas más jóvenes o personas con afecciones de salud física y mental). El equipo también quiere hacer un seguimiento de las personas durante más de una semana, para ver si los beneficios perduran en el tiempo. Si es así, en el futuro, especulan que esto podría formar parte del conjunto de opciones clínicas utilizadas para ayudar a controlar la salud mental.

Renault busca 300 personas para su fábrica argentina: los interesados ya se pueden postular

“Alumnit@s, Argentina te escuchamos” estará presente en la 46 edición de La Feria Internacional del Libro