in

Mendoza: encontraron un cuerpo en la zona donde buscan a Agostina, la niñera desaparecida

La joven de 22 años desapareció el domingo en la noche cuando fue a una entrevista de trabajo. Había alcanzado a enviar un mensaje por WhatsApp para avisar que estaba en la plaza esperándolo y eso fue lo último que supo su familia de ella. 

Este domingo, Agostina Trigo salió a buscar trabajo como niñera, pero no volvió a su hogar. En las últimas horas, en los rastrillajes realizados en la zona de la desaparición, encontraron un cuerpo.

Todavía, los investigadores están intentando determinar su identidad. La novedad fue comunicada esta mañana, alrededor de las 10, y rápidamente la zona fue perimétrica.


Fuentes cercanas a la investigación confirmaron que el cadáver es de una mujer. Fue encontrado en un galpón abandonado en carril Robert, entre carril Norte y Chivilcoy, del distrito Buen Orden de la localidad de San Martín en Mendoza.

Fue personal de la Unidad Ciclística de Acción Rápida (UCAR) el que divisó el cuerpo mientras realizaba un rastrillaje. Por su parte, personal de Científica trabaja en el lugar y esperan tener más precisiones para confirmar la identidad.


El fiscal Oscar Sívori encabeza los operativos en el lugar. Además llegaron el ministro de Seguridad Raúl Levrino, el jefe de policía Marcelo Calipo y José Vega, director de investigaciones.

Cómo fue la propuesta de trabajo

Según explicaron Ivana y Gladys, madre y abuela de la muchacha desaparecida, en diálogo con Diario Los Andes, la joven les contó que había visto una publicación en Facebook en la que buscaban a una chica para trabajar de niñera y que ya se había contactado con el hombre para poder tomar ella ese puesto.

Se trataba de un camionero que vivía, al parecer, con su madre y sus dos hijos: una muchacha de 15 años y un niño de 4, en Buen Orden y que necesitaban una niñera que los cuidara de lunes a viernes, mientras él viajaba.


El hombre la habría citado a Agostina el domingo en la noche porque el lunes ya debía salir temprano de viaje, según argumentó, pero pretendía que se juntaran a mantener una reunión presencial así le explicaba dónde vivía, cuánto iba a pagarle y ultimaban detalles para que ella empezara lo antes posible.

Agostina se tomó el colectivo en la esquina de calle Belgrano y Tucumán pasadas las 20.30, dato que coincide con el testimonio que dio el chofer del transporte público. A los minutos de haberse ido, su abuela le pidió a la vecina que le mandara un mensaje porque se había quedado muy preocupada debido a que su nieta “no era de salir sola, ni de noche”.

Agostina respondió que ya había llegado a destino y que estaba esperando que la fuera a buscar el camionero al lugar pactado. Minutos más tarde, Gladys le escribió desde su celular pidiéndole que le enviara la ubicación y datos del hombre “por cualquier cosa”.

La joven leyó ese segundo mensaje pero no lo respondió y fue el último contacto que mantuvieron. A partir de allí, el teléfono les dio apagado.

Julián Álvarez se puede despedir con una marca histórica

La OMS investiga nueva subvariante de Ómicron: centaurus